Tlaxcala/Puebla | Día Tres

Como es costumbre, inicié el día a las 4:40am. Desayuné avena con mamey y una taza de té English breakfast. Me ejercité por una hora. Cerca de las 7:30 salí de Tlaxcala. La pequeña ciudad despierta tarde.

A las 8:30 arrive a Santa María Tonantzintla. La iglesia estaba cerrada. Deambulé por las calles aledañas. El encargado de la iglesia llegó hasta cerca de las 9:30am; en estos pueblos el tiempo es flexible, elástico.

(No me detendré a describir las iglesas que visité en Cholula, existen infinidad de fuentes que pueden proveer dicha información, aquí solo relataré mi itinerario)

Al ser tan temprano y en lunes, tuve el privilegio de pasear por las iglesias de manera solitaria, nadie más se encontraba en ellas mas que el sacristán. Después de Santa Maria Tonantzintla, llegué a -según mi criterio- la segunda más bella, la Iglesia de San Francisco Ecatepec.

Seguí al Barrio de la Magdalena y en las siguientes paradas no tuve suerte ya que las Iglesias del lugar se encontraban cerradas, entre ellas el Santuario del Señor de la Misericordia y la Iglesia de Santa María Xixitla.

Posteriormente, subí al famoso cerro de Cholula donde se encuentra la icónica Capilla de la Señora de los Remedios. Asentada sobre un templo, la vista que ofrece del Popocatépetl y de las ciudades de Cholula y Puebla permiten imaginar el poderío que anteriormente tenían las culturas indigenas de la región.

Di un paseo corto por el centro (turístico) de Cholula y visité el Convento de San Gabriel Arcángel. A unos campesinos les compre moras y cafe.

De allí me transporte directamente a la Ciudad de Puebla y mi primera parada fue el restaurante Augurio: interesantes platos pero cortos en ejecución. Ordené un huazontle relleno de queso de cabra y mole de chile pasilla y un pollito de leche con huitlacoche y crema de elote.

Posteriormente, me establecí en el departamento donde pasaría dos días en Puebla y tomé una siesta. Cerca de las 5pm di un recorrido rápido por el centro de Puebla y el Zócalo; el calor hizo mi excursion citadina un poco corta. A las 6:30pm acudí a cenar a Casa Reyna. Ahi degusté los cuatro moles de la casa: blanco (con piñon, pulque y aguacate), pipian de la tia Cris, pipian de la tia Chela y el tradicional mole poblano. Acompañé la comida con copas de Surco Rojo (vino tinto mexicano) y de postre ordené un helado de mamey y té de menta.

Regrese al departamento y volví salir a un paseo nocturno. Caminé desde la Avenida Juarez hasta el Zócalo. La Catedral de Puebla se veía imponente y preciosa en la noche clara. El clima perfecto de aquella noche invitaba a pasar horas adicionales al aire libre. Me dispuse a dormir cerca de las 10pm. La ciudad duerme temprano.

Advertisements

Tlaxcala | Notas Día Dos

Después de dormir entre corridos que sonaban a lo lejos, ladridos de perros y balazos al azar, el canto de los gallos me levanto a las 6:30am. Desayuné avena, mamey y te. A las 7:30 llegué a las aguas termales de Chignahuapan después de un bonito y sinuoso camino de terracería. Los baños se encuentran en una especie de cañón, rodeado de montañas con pinos y abetos. Bonito paisaje.

El agua sulfatada me hizo relajar el cansado cuerpo. Nada extraordinario que relatar de las instalaciones, sólo sobresale el paisaje en las albercas exteriores.

Cerca de las 10 de la mañana me enfilé hacia la Hacienda La Laguna, en la cual tuve oportunidad de hacer un recorrido del interior.

Llegué a la población de Huemantla. Allí acudí al mercado municipal de abastos y comí un consomé y un taco de birria. Compré un kilo de mamey, mole y frutas varias.

Posteriormente hice parada en la Hacienda Soltepec, muy bien conservada. Allí se encontraba un museo del pulque, el cual solamente alberga tinacales en desuso y se dedica a la venta de pulque natural y curados.

Seguí el camino por la carretera hacia Tlaxcala y después de 20 minutos llegué a la Hacienda Santa Bárbara. Otra estructura que en la actualidad funge como hotel. Me sorprendió la bella capilla que se encuentra en la parte posterior de la hacienda, donde también rondaban un par de amigables burros.

El calor cerca de las tres de la tarde rebasaba los treinta grados. A esa hora volví a retomar mi camino a Tlaxcala; llegué a mi lugar de alojamiento y tomé una siesta.

Por la tarde salí a recorrer el centro histórico de la ciudad: la Parroquia de San José sólo la pude conocer por su exterior ya que encontraba cerrada por renovación; el jardín Juárez y el ex convento de San Francisco y la Catedral de nuestra señora de la Asunción fueron parte de mi recorrido.

Cené en un restaurante de la plaza Xicohtencatl un mixiote de pollo con arroz, dos tequilas blancos y agua. Posteriormente, visité la casa del ayuntamiento y el palacio de gobierno de Tlaxcala, el cual tiene en sus paredes interesantes frescos del pintor local Desiderio Hernández Xochitiotzin, y que retratan episodios de la historia mexicana y tlaxcalteca.
Caminé de regreso a mi lugar de alojamiento; leí un poco y dormí entre un concierto de ladridos.

 

Tlaxcala | Notas Día Uno

Llegué a CDMX cerca de las 5:55am después de dos pésimos vuelos (Seattle – San Francisco y San Francisco – CDMX). Renté una camioneta Jeep Wrangler y a las 7am partí rumbo a Texcoco.

IMG_20180602_104639.jpg

Saliendo de esta ciudad compré víveres y un café de olla. A las 8am visité la primer hacienda en la población de Calpulalpan, la Hacienda San Bartolomé del Monte. En la pequeña población me hice de un sombrero de algodón y una bonita funda para navaja. De camino hacia el siguiente destino vi un centro de acopio de cebada; triste e increíble que en medio de la tierra del maguey exista tal cosa.

IMG_20180602_091010.jpg

Conducí por una agreste terracería por cerca de cuarenta minutos hora para llegar a la hacienda de Tepalca; ahí me recibió el arquitecto a cargo de las remodelaciones del edificio y, amablemente, me ofreció un recorrido de las instalaciones.

IMG_20180602_104152.jpg

Seguí mi recorrido e hice una pequeña parada en el pueblo de La Caridad Cuaxonacayo, ahí compre un litro de pulque que me pareció bastante ácido.

MVIMG_20180602_110230.jpg

Continúe el viaje hacia Aglantepec y visité la iglesia del pueblo. Poco que describir de este lugar. Pasé por otra hacienda que no tenía marcada en mi itinerario, llamada San José Atlanga, justo a un costado de la laguna del mismo nombre.

La primer mayor hacienda que visité fir Xochuca. Ahí me recibieron los tlachiqueros que trabajan en el lugar; terminaban de curar un pulque de coco, el cual me ofrecieron atentamente. Sabroso, pero sin cuerpo. El natural, al igual que el degustado en Cuaxonacayo, tendía a lo ácido.

Cerca de la una de la tarde era necesario comer, me recomendaron el restaurant Portal Jardín en el pueblo de Tlaxco. Allí degusté escamoles y gusanos de maguey como entrada y un chamorro al pulque como plato principal. Para ayudar a la digestión, dí un paseo por el centro: visité una panadería, un par de expendios y una quesería. Me hice de unas tostadas de nata y un mamey.

Maker:0x4c,Date:2017-10-19,Ver:4,Lens:Kan03,Act:Lar01,E-Y
Escamoles
Maker:0x4c,Date:2017-10-19,Ver:4,Lens:Kan03,Act:Lar01,E-Y
Gusanos de Maguey
Maker:0x4c,Date:2017-10-19,Ver:4,Lens:Kan03,Act:Lar01,E-Y
Chamorro al pulque

Cerca de las tres de la tarde me enfilé hacia la hacienda de Santa María Xalostoc, poco que narrar de esta estructura ya que se encuentra amurallada y permite poca visibilidad de su interior.

Proseguí el camino hacia Chignahuapan, donde pernocté. Por la tarde solo fui al mercado a comprar viandas para la cena: calabacita criolla, zapote blanco, arroz y un quesillo.

Maker:0x4c,Date:2017-10-19,Ver:4,Lens:Kan03,Act:Lar01,E-Y
Maker:0x4c,Date:2017-10-19,Ver:4,Lens:Kan03,Act:Lar01,E-Y

Ya entrada la noche se comenzó a escuchar musica; tal vez un baile donde los pueblerinos olvidan sus penas. Cerca de la una de la mañana se escucharon balazos; distantes, todos diferentes. Al parecer está tierra expresa sus sentimientos de manera mecánica y solitaria. El baile continuaba.

A las 6am cantaron puntuales los gallos.

Haciendas de Tlaxcala

A casi un año de haber recorrido las haciendas del Estado de Hidalgo, realizaré un nuevo tour de force por el Estado de Tlaxcala.

A diferencia de las hidalguenses, en Tlaxcala existen un par de haciendas que aún producen pulque, el cual es mayormente distribuido a la CDMX. Ellas son Hacienda San Bartolomé del Monte y Hacienda San Diego Xochuca.

El itinerario se divide en dos días, nueve visitas a Haciendas, pequeñas estancias en Tlaxco, Chignahuapan y Tlaxcala, para terminar en Puebla.

La lista completa de haciendas a visitar es la siguiente:

  • Hacienda San Bartolomé del Monte
  • Hacienda Tepalca
  • Hacienda San Juan Bautista Eglantepec
  • Hacienda San Diego Xochuca
  • Hacienda Santa María Xalostoc
  • Hacienda Laguna
  • Hacienda Tenexac
  • Hacienda Santa Barbara
  • Hacienda Soltepec

De la misma manera, incluiré algunos posts a modo de diario de viaje y, posteriormente, publicaré el detalle de cada hacienda visitada.

Estación de Irolo

Ubicación 

19.734229,-98.6039257

Estado de conservación

En ruinas y total abandono, notables signos de vandalismo y robo a la propiedad.

Uso actual

Desconocido

Acceso

Restringido

Notas

Incluyo en estas notas la estación de Irolo ya que durante el porfiriato gran parte del pulque producido en el estado de Hidalgo se enviaba a la Ciudad de México a través de la ruta de ferrocarril Veracruz-México.

Su construcción data de 1870 -durante la gran expansión ferroviaria del país- y era punto nuclear en la distribución de plata que se extraía de las minas de Pachuca y que se llevaba a los dos puntos de la ruta ya mencionada.

En esta estructura pude verse la gran economía que representaba el pulque, una muestra más de la grandeza olvidada de haciendas, magueyes y tierras.

IMG_20170716_094745IMG_20170716_094903

Hacienda San Lorenzo

Ubicación

19.6231594,-98.5187215

Estado de conservación

La estructura principal se encuentra en excelente estado. Las bardas perimetrales, capilla y la estructura lateral (asumo caballerizas y cuartos de personal) se encuentran descuidadas.

Uso actual

Desconocido. Parte del terreno anterior y posterior a la hacienda se destina a agricultura.

Acceso

Restringido

Notas

Una de las haciendas más impresionantes que he visitado, tanto por su tamaño como por la belleza de su arquitectura. La fachada rectangular, además del cuerpo lateral y la capilla, se alinean en el mismo plano frontal, proporcionando una vista imponente desde cualquier ángulo. Por lo visto en el terreno y la cercanía de vías férreas, esta hacienda fue una de las más importantes del Estado de Hidalgo.

IMG_20170716_092605IMG_20170716_092617IMG_20170716_092701IMG_20170716_092450IMG_20170716_092625

Hacienda San Lorenzo

Ubicación

19.661989,-98.5849717

Estado de conservación

Excelente

Uso actual

Desconocido

Acceso

Restringido

Notas

Poco pude observar de esta imponente y magnífica hacienda ya que en su circunferencia se encuentran caminos privados y tierras de cultivo. Los únicos dos puntos de observación son frente a la fachada, en un montecillo de tierra que se encuentra en el lado opuesto del camino; y puntos intermedios de la barda perimetral por su lado este.

Como se aprecia en la foto inferior, la fachada es una elegante combinación de estilos virreinales y europeos. Resalta la capilla, que a diferencia de otras estructuras, se incorpora al cuerpo frontal y de la cual se yergue un pequeño campanario que le aporta sobriedad al conjunto.

La barda observa ciertas areas de restauración y en la esquina noreste se aprecia una almena que contrasta grandemente con el estilo del edificio principal. También se aprecia -unos metros al sur de dicha almena- una estructura que tal vez eran las antiguas caballerizas de la hacienda.

IMG_20170716_085738IMG_20170716_085928IMG_20170716_085951IMG_20170716_090010

Hacienda de Chimalpa

Ubicación

19.6617884,-98.5149562

Estado de conservación

Muy bueno, con evidentes trabajos de restauración.

Uso actual

Propiedad privada. Después de mi visita la Hacienda se convirtió en hotel y espacio para eventos sociales (como muchas otras haciendas).

Acceso

Restringido. Desconozco si ahora que se ofrece servicio de alojamiento sea posible acceder a la estructura con el fin de conocerla.

Notas

Bonita estructura de variados materiales, en donde resaltan el tezontle, el xelnene y el ladrillo rojo. De su barda perimetral sobresale la cúpula de la capilla, que en su vista exterior se aprecia bien conservada.

La fachada principal cuenta con dos almenas (por lo visto, restauradas).

A diferencia de otras haciendas, Chimalpa se encuentra en medio de la traza del pueblo; prácticamente quedó atrapada por la urbanización, por lo que no permite analizar (o visualizar) cómo se encontraban las hileras de magueyes y la orografía del lugar.

IMG_20170716_082508IMG_20170716_081420IMG_20170716_082242IMG_20170716_081617IMG_20170716_081641

Hacienda de Santiago de Tetlapayac

Ubicación

19.69309, -98.3339

Estado de conservación

A juzgar por la fachada, esta hacienda se encuentra en total abandono. La remota localización y la nula actividad notada en los alrededores propician inconscientes daños a la estructura. Se conservan los torreones que flanquean la entrada principal, sin embargo algunos detalles arquitectónicos como

Uso actual

Desconocido

Acceso

Restringido

Notas

Hermoso es el camino hacia esta hacienda. Aquí se observan en su esplendor la llanura y las bajas corrientes atmosféricas que hacen a esta tierra fértil. La hacienda sufre de abandono, numerosas pintas se observan en su fachada y barda perimetral. Como dato interesante, aquí se filmó un episodio del largometraje ¡Que Viva México! de Sergei Eisenstein.

IMG_20170716_073531IMG_20170716_073643IMG_20170716_074003